Artículos guardados
Rebaños de Fuego: recuperando la tradición frente a los nuevos retos globales

Actualidad Cooperativo Fundación

Rebaños de Fuego: recuperando la tradición frente a los nuevos retos globales

Afirmar que según qué comamos podríamos contribuir a evitar la propagación de incendios quizá sea demasiado atrevido, pero, sin duda, alguna idea parecida brota en nuestra mente tras sumergirnos en las iniciativas ‘Rebaños de Fuego’ y ‘Paisajes de Fuego’. Estos dos proyectos impulsados por la Fundació Pau Costa, en los que la Fundación Caja de Ingenieros colabora en el marco de sus acciones para el fomento del desarrollo sostenible, suponen un salto hacia adelante en el combate contra los grandes incendios, uno de los mayores retos que afrontamos como sociedad en la actual situación de emergencia climática.

“Estamos en un momento caracterizado por fuegos que se mueven a velocidades nunca vistas y totalmente fuera de la capacidad de extinción de los bomberos. Por lo tanto, ya no sirve de nada seguir invirtiendo en extinción, sino que hay que invertir estratégicamente en prevención”. Así de contundente se muestra Guillem Canaleta, técnico de la Fundació Pau Costa y responsable del proyecto, que advierte que no es descabellado pensar que incendios como los que castigaron a Australia en 2019 se reproduzcan, a escala local, en el área mediterránea y borren el verde de macizos enteros. Para evitarlo, dice, es necesaria una adecuada gestión del territorio, en la que el sector primario debería jugar un papel estratégico. “Existen otras herramientas, pero nosotros apostamos por esta, porque no requiere inversión pública, evita el despoblamiento rural y tiene grandes beneficios ecosistémicos”, defiende Guillem.

La concreción de este enfoque la vemos en ‘Rebaños de Fuego’, que empieza como prueba piloto en 2016, en la comarca del Baix Empordà. La fórmula, a la vez innovadora y a la vez antiquísima, no es otra que facilitar que los pastores lleven a sus vacas, ovejas o cabras a zonas de alta vulnerabilidad al fuego para que pasten allí y creen espacios abiertos donde ahora hay bosques. El objetivo es generar un mosaico agroforestal que evite la rápida propagación de los incendios.

La otra cara de la moneda de este proyecto con visión integral -y con impacto en diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU- es la de la puesta en valor y comercialización de los productos cárnicos y lácteos procedentes de estos rebaños en carnicerías y restaurantes de la zona. Aunque en muchos casos ya existía un tándem productor–establecimiento, se ha creado un distintivo que permite a los consumidores identificar estos alimentos, así como elementos de comunicación que transmiten un relato que seduciría a cualquier comensal mínimamente comprometido. “Rebaños de Fuego es un proyecto muy pedagógico, con el que hacemos ver a las personas consumidoras las ventajas de adquirir alimentos producidos a pocos quilómetros”, explica Guillem, que añade a la reducción de emisiones de CO2 beneficios como la protección de la biodiversidad o la preservación de paisajes culturales y de actividades tradicionales como el pastoreo.

El apoyo de la Fundación Caja de Ingenieros a esta iniciativa ha facilitado su consolidación en las comarcas de Girona durante 2020 con la incorporación de nuevos ganaderos y establecimientos, pero también ha permitido realizar diagnósticos en otras zonas de Catalunya para poder replicar allí la experiencia. Además, ha ayudado a que, en 2021, la Fundació Pau Costa dé un paso más allá en la búsqueda de nuevas herramientas con ‘Paisajes de Fuego’. En este caso, los rebaños son sustituidos por cultivos de olivos, viñedos y almendros con el mismo objetivo de crear mosaicos que frenen la propagación de los incendios. La fórmula, recalca Guillem, es común en los dos proyectos: “poner en valor al sector primario como agente proactivo en la gestión inteligente del territorio y los beneficios que esto nos aporta como sociedad”.

Leave a Comment