Artículos guardados
La bicicleta, el transporte del futuro que se inventó en el siglo XIX

Actualidad General Social

La bicicleta, el transporte del futuro que se inventó en el siglo XIX

El 3 de junio de 2018, las Naciones Unidas declararon el Día Mundial de la Bicicleta, un medio de transporte que cuenta con muchos beneficios tanto para nuestra salud como para el planeta.

La bicicleta es un medio de transporte que se inventó en 1817, cuando el alemán Karl Freiherr von Drais creó el primer ejemplar de madera, muy diferente a la que conocemos actualmente. De hecho, la bicicleta o Draisiana no tenía pedales, sino que se movía a través del impulso de los pies desde el suelo.

En 1885 aparece la bicicleta moderna tal y como la conocemos actualmente. Este modelo ya incluía frenos, llantas con cámara de aire y una cadena con conexión a la rueda trasera. El inventor de esta versión más cómoda y actual fue John Kemp Starley.

Este medio de transporte ha aportado muchos beneficios, entre ellos, su contribución con el medioambiente, puesto que, a diferencia de los vehículos, no es contaminante, ya que solo consume energía humana, así que no emite gases tóxicos a la atmósfera.

Asimismo, actualmente encontramos modelos de distintas formas, tamaños y usos. De hecho, aunque fueron creadas como medio de transporte, existen diseños especiales para la realización de deportes.

Igualmente, la invención de las bicicletas eléctricas ha supuesto un aumento en el uso de este transporte, debido a que sigue teniendo los beneficios de las bicis convencionales, pero se le suma que el esfuerzo al pedalear es menor.

Beneficios de las bicicletas eléctricas:

  • Según datos de la DGT y de los ayuntamientos, los ciclistas urbanos corren menos riesgos que los motoristas o peatones.
  • Es la opción más económica tanto en la inversión inicial como en el mantenimiento, sobre todo si se compara con el coche.
  • Es apta para cualquier edad y condición física, ya que permite regular el esfuerzo.
  • Es el medio de transporte más rápido en ciudad, puesto que el atasco es menor que en carretera y la velocidad media que se mantiene es de 13,07 km/h.
  • Contamina muy poco, ya que tiene cero emisiones, pero sí lo hace la producción de electricidad. Sin embargo, el consumo eléctrico de una ebike es muy reducido. Además, la fabricación de una bici tiene un impacto menor en el medioambiente que la de un automóvil o un autobús.
  • Es fácil aparcarla. Generalmente, se encuentra aparcamiento cerca del destino.

bicicleta

Por otra parte, tras el confinamiento debido a la COVID-19, el uso de la bicicleta se multiplicó en un 100% en Madrid y Barcelona, después de asegurar que la posibilidad de contagio era mucho menor que en otros medios de transporte.

No obstante, para poder mantener esta costumbre, es necesario un cambio urbano, es decir, aumentar las zonas con carril bici, conectar las ciclovías y adecuar las infraestructuras para reducir el tráfico. Todo ello debe ir acompañado de una concienciación, ya que a diferencia de lo que sucede en países como Alemania, los Países Bajos o Bélgica, en España no es tan común el uso de la bicicleta.

Así pues, una buena educación para los más pequeños puede suponer un avance hacia una sociedad más sostenible.

Leave a Comment