Artículos guardados
Asignación de capital: cómo generar valor económico a largo plazo

Finanzas

Asignación de capital: cómo generar valor económico a largo plazo

El factor más importante para determinar el retorno potencial de una nueva idea de inversión es la generación de valor para el accionista a largo plazo. Grosso modo, se simplifica en cómo las compañías emplean el capital restante cuando todos los gastos y costes ordinarios e inherentes al negocio han sido cubiertos.

Una gestión eficiente del capital empleado aportará un crecimiento rentable que incrementará el valor de la compañía a medio y largo plazo, mientras que, por el contrario, una mala asignación de capital es capaz de destruir modelos de negocio exitosos.

Existen cuatro maneras principales de asignar capital:

  • Inversión en capital fijo
  • Marketing e investigación y desarrollo
  • Fusiones y adquisiciones
  • Dividendos y recompra de acciones.

Inversión en capital fijo

Las inversiones en capital son fondos utilizados para mantener o incrementar y mejorar los diferentes activos físicos, tales como plantas industriales, equipos, maquinaria, etc. En el primero de los casos, en inversiones de mantenimiento, la compañía asigna una partida destinada a mantener los aspectos operativos del modelo de negocio -por ejemplo, sustituyendo una máquina averiada por otra-. Sin embargo, para incrementar el valor de la compañía, esta tiene la opción de destinar capital a nuevos proyectos o inversiones, que, si se ejecutan correctamente, incrementarán el crecimiento orgánico de la compañía.

Marketing e investigación y desarrollo

El gasto en publicidad crea una ventaja competitiva y una barrera de entrada que permite la continua generación de valor a lo largo de los ciclos. Con el objetivo de diferenciar los productos y/o servicios con respecto de la competencia, es necesario crear afinidad y lazos emocionales con el cliente y “recordarnos” periódicamente por qué esa marca/producto es la mejor del mercado.

Por otro lado, una inversión en I+D exitosa crea un círculo virtuoso de crecimiento, rentabilidad y barreras de entrada. Por un lado, innovar vía lanzamiento de nuevos productos permite impulsar el crecimiento del negocio. Por otro lado, el gasto en investigación y desarrollo induce a poder ofrecer versiones mejoradas de los productos existentes, lo que suele traducirse en un poder de fijación de precios y/o en una mayor rentabilidad por producto.

Fusiones y adquisiciones

El crecimiento inorgánico -es decir, el crecimiento a través de fusiones y adquisiciones- puede ser otra manera de asignar capital eficientemente a largo plazo. En este sentido, se debe diferenciar entre las adquisiciones pequeñas y constantes y las adquisiciones o transformacionales. En el primero de los casos, encontramos sectores fragmentados en los que existen muchos jugadores con cuotas de mercado poco relevantes. Una política de consolidación en la que ninguna adquisición es transformacional para la compañía genera valor para el accionista debido a las economías de escala, a la red de distribución y a las barreras de entrada. Por otro lado, las operaciones corporativas transformacionales suelen ser un factor de riesgo porque históricamente han destruido valor en un porcentaje elevado, si bien pueden ser adecuadas en casos concretos.

Dividendos y recompra de acciones

Una vez que se hayan agotado las anteriores opciones y se disponga de capital adicional que no se pueda reinvertir con la seguridad de que generará valor a una tasa de retorno atractiva, la compañía debe repartirlo entre sus accionistas en forma de recompra de acciones o de dividendo. En el primero de los casos, es relevante que los gestores actúen diligentemente recomprando acciones solo cuando el precio de estas sea inferior a su valor intrínseco y no a la inversa.

Finalmente, cabe preguntarse cuán eficiente está siendo la asignación de activos y si esta asignación está generando valor para el accionista. La medición de los resultados se efectuará a través de diferentes métricas financieras que permitan ver cuál es la rentabilidad sobre el capital y observar cuál es el coste de obtención de los fondos. Siempre que los retornos estén por encima del coste, a priori podremos concluir que, en mayor o menor medida, el equipo directivo está generando valor para todos los accionistas.

Leave a Comment

Utilizando este sitio, estás aceptando el uso de cookies Mas información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close