Artículos guardados
El compromiso de las generaciones futuras por el planeta

Actualidad Economía sostenible Social

El compromiso de las generaciones futuras por el planeta

El cambio climático se ha convertido en una de las mayores preocupaciones para los jóvenes de entre 18 y 35 años. Estas generaciones futuras han crecido viendo cómo el planeta está siendo devastado por las actividades humanas. Son conscientes de que no tenemos un planeta B y que no basta con implementar en su rutina acciones sostenibles para frenar esta situación, sino que también hay que salir a las calles para protestar contra esta situación.

La mayoría de los activistas climáticos culpan a los gobiernos políticos por las pocas medidas implementadas para frenar el cambio climático. Llama la atención que, en general, los activistas que luchan actualmente por el medioambiente sean mujeres y, además, cada vez más jóvenes. Sin embargo, la responsabilidad de cuidar el planeta es de todos.

Frente a ello, os presentamos a algunas de las protagonistas de estas generaciones futuras y su compromiso por el planeta. Estas activistas luchan, se movilizan y exigen cambios urgentes.

Greta Thunberg (Suecia)

Es la pionera del movimiento Fridays For Future (FFF), jóvenes que se unen para protestar contra el calentamiento global y el cambio climático. Es un icono para millones de niños y jóvenes preocupados por su futuro. En sus discursos se dirige a los líderes mundiales culpándolos de esta situación y les exige que actúen antes de que sea demasiado tarde.

En el Foro Económico Mundial dijo:

“No quiero que tengas esperanza, quiero que entres en pánico”, para que los que se encuentran en el poder empiecen a actuar cuanto antes por el bien de la humanidad.

LilLy (Tailandia)

Lily se considera una niña en guerra contra uno de sus peores enemigos: el plástico. Su objetivo principal es acabar con el plástico en su país (Tailandia), porque es el principal culpable de la contaminación de los océanos a escala mundial. Consiguió que la cadena de supermercados Central dejara de distribuir bolsas de plástico en sus establecimientos. Se vio obligada a formar parte de esta lucha porque, según ella:

“Cuando los adultos no hacen nada, los niños tenemos que actuar, Lilly ”.

Catalina Silva (Chile)

La chilena sostiene: “Los glaciares se han derretido frente a mis ojos”. Ha experimentado en primera persona cómo en la Patagonia se ha ido fundiendo la nieve y cómo muchas especies de anfibios (especie por la que siente una gran fascinación) han ido desapareciendo por su incapacidad de adaptarse a otro medio natural. Sus explicaciones siempre se sustentan en datos científicos y por ello ha llevado a cabo el programa Conciencia Sin Pobreza, a través del cual ayuda a aquellos niños que viven en zonas rurales a salir de la pobreza mediante talleres científicos. Ha sido elegida la portavoz climática por Unicef y América Solidaria.

Carlota Bruna (España)

La eco-influencer Carlota Bruna es una joven activista vegana que está cursando la carrera de nutrición y dietética. A través de sus redes sociales, principalmente Instagram y YouTube, da consejos a sus seguidores sobre cómo poder vivir una vida más sostenible y consciente.

En su blog señala:

“Me encanta respetar el mundo de mi alrededor, vivir una vida vegana consciente con mi estilo de vida y sentirme conectada con la Tierra, Carlota Bruna”.

Precisamente, Carlota Bruna participó en unas de las iniciativas que hizo la Fundación Caja de Ingenieros con la colaboración de la Patrulla Sin Plástico, en la que varios influencers ayudaron a recoger el plástico que había en la playa de la Barceloneta.

Patricia Ramos (España)

Ya desde pequeña, esta activista española se interesó por las circunstancias que han de vivir mujeres y niñas en países con pocos recursos. Se dio cuenta de que, además del desequilibrio de derechos entre sexos, el cambio climático no estaba ayudando nada a mejorar la situación de estas personas. En 2017 viajó a Paraguay, donde pudo ver cómo las niñas tenían que recorrer muchísimos kilómetros para conseguir agua para su familia.

Pone todos los focos en los políticos para poder canalizar esta situación:

“Las generaciones anteriores nos pusieron este problema en las narices y son los políticos quienes tienen el poder y el deber de solucionarlo”.

Luisa Neubauer (Alemania)

Forma parte de la alianza de FFF. Su principal frustración es la poca preocupación por parte de los políticos al ver cómo el planeta se desmorona y no hacen nada al respecto. En el acuerdo climático de París firmado en 2015, se prometieron cosas que, en principio, supondrían un cambio histórico que nunca ha llegado.

Esto provocó una gran decepción para Luisa:

“Nuestra misión no es hacer el trabajo que no hacen los políticos, es que podamos envejecer en un ambiente seguro”.

Su misión es presionar a los gobiernos para que actúen deprisa, antes de que sea demasiado tarde para el planeta.

Olga Misik (Rusia)

La armonía y la cohesión social de la sociedad son sus principales objetivos. Olga Misik es conocida en su país por sentarse delante de las tropas rusas en una manifestación y leer la Constitución rusa para recordar a la ciudadanía los valores a los cuales pertenecen.

De la Constitución piensa:

“No debe parecer una colección de chistes y el programa del gobierno no debe tomarse de las novelas de George Orwell”.

Generaciones futuras

Leave a Comment

Utilizando este sitio, estás aceptando el uso de cookies Mas información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close