Artículos guardados
Finalmente se descubrieron las vacunas

Actualidad Finanzas Glosario Mercados

Finalmente se descubrieron las vacunas

Los mercados financieros celebraron con subidas generalizadas el anuncio del descubrimiento de una vacuna para prevenir el contagio del coronavirus junto con la rápida aprobación de su uso por parte de las autoridades sanitarias competentes. La compañía farmacéutica Pfizer y su socio alemán BioNTech comunicaron el pasado 9 de noviembre que su tratamiento contra la COVID-19 es efectivo en más de un 90 % de los casos.

Durante las semanas siguientes, varias compañías informaron del hallazgo de tratamientos alternativos, pero igualmente válidos, para erradicar la pandemia. Así pues, los agentes financieros pusieron en precio un escenario a corto y medio plazo en el que el virus no tuviera un impacto en términos macroeconómicos y, como consecuencia, los índices de renta variable rebotaron al alza con fuerza. Por otro lado, la victoria de Joe Biden en las elecciones estadounidenses celebradas a inicios de noviembre aportó estabilidad a Wall Street, a pesar de las proclamas de fraude electoral -que no se demostraron como ciertas por parte de las autoridades oficiales pertinentes- vertidas por Donald Trump. En cuanto al Brexit, finalmente se logró sellar un acuerdo entre el partido de Boris Johnson y la Unión Europea para, así, evitar una salida no acordada que hubiera comportado la imposición de aranceles y cuotas entre ambos territorios, lo que habría perjudicado a ambas economías.

En el plano de estímulos fiscales, cabe destacar el levantamiento del veto de Polonia y Hungría en la Cumbre Europea y la consiguiente aprobación del Fondo de Reconstrucción (valorado en 750.000 millones de euros) en el marco del presupuesto plurianual 2021-27 de la UE cifrado en 1,8 trillones de euros. Al otro lado del Atlántico, el Congreso y el Senado de EE.UU. acordaron un nuevo paquete de estímulo por valor de 900.000 millones de dólares, que incluye un cheque directo por valor de 600 dólares para la mayoría de ciudadanos y un cheque adicional de 300 dólares para los desempleados.

El BCE no defraudó a los mercados en su última reunión del año e incrementó el volumen del PEPP en 500.000 millones de euros para situarlo en 1,85 trillones de euros (equivalentes a 100.000 millones de euros al mes en caso de aplicarse linealmente), además de extenderlo nueve meses (cuando se esperaban seis) hasta marzo de 2022. Por otro lado, el organismo también amplió en doce meses (hasta junio de 2022) el TLTRO III, además de anunciar operaciones adicionales dentro del propio programa, entre otros. Los tipos de interés se mantuvieron sin cambios: repo 0 % y depósito -0,5 %. La presidenta del BCE mostró su compromiso a seguir inyectando medidas de estímulo monetario y recordó que, a pesar del descubrimiento del tratamiento para frenar el coronavirus, los contagios seguirán aumentando hasta que no se alcance una inmunidad generalizada. En Estados Unidos, la Reserva Federal celebró su última reunión del año sin grandes sorpresas y confirmó que mantendrá su actual nivel de apoyo financiero por vía de políticas monetarias expansivas hasta que el entorno macro mejore de manera sustancial. En la misma que su homóloga europea, el presidente J. Powell alertó sobre la ralentización de la recuperación y las incertidumbres que existen en torno a la distribución masiva de la vacuna a la vez que solicitó un incremento del estímulo fiscal.

En términos macro, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal actualizaron sus previsiones económicas. Empezando por Europa, el organismo presidido por C. Lagarde revisó al alza las previsiones del PIB de la zona euro correspondientes al 2020 hasta el -7,3 % (vs. -8,0 % anterior), a la baja las correspondientes a 2021 (3,9 % vs. 5,0 % anterior) y al alza las de 2022 (4,2 % vs. 3,2 % anterior). En cuanto a la inflación, situó el IPC 2020 en el 0,2 %, el IPC 2021 lo mantuvo en 1,0 %, el IPC 2022 en 1,1 % y el IPC 2023 lo situó en el 1,4 %. Por su parte, la Reserva Federal mejoró sus perspectivas económicas para 2020: situó el crecimiento del PIB estadounidense en el -2,4 % (vs. -3,7 % anterior) y mejoró en dos décimas las correspondientes al 2021 y 2022, cuando se prevé que el PIB crezca un 4,2 % y un 3,2 %, respectivamente. Por lo que respecta a la inflación, la Fed pronosticó que se situará en el 1,2 % en 2020, en el 1,8 % en 2021, en el 1,9 % en 2022 y en el 2,0 % en 2023. En cuanto a los datos más relevantes publicados durante el periodo, destacó el PIB alemán correspondiente al tercer trimestre del 2020 (8,5 % vs. 8,2 % en su lectura preliminar), mientras que el estadounidense se mantuvo en niveles similares a su lectura anterior (33,4 % vs. 33,1 %). Finalmente, la tasa de desempleo en EE.UU. correspondiente al mes de noviembre se situó en el 6,7 % desde el 6,9 % vista en octubre.

Los principales bonos gubernamentales de referencia no se contagiaron del optimismo de los mercados de renta variable tras la aparición de la vacuna, probablemente debido al riesgo crediticio que los gobiernos nacionales están asumiendo con los diferentes planes de estímulo fiscal. Así pues, el rendimiento del bono a 10 años alemán se estrechó en 6 P.B. para situar su rendimiento en el -0,60 %. En Estados Unidos, el Treasury a 10 años amplió en 4 P.B. hasta el 0,91 %.

En territorio corporativo, la presentación de resultados correspondientes al tercer trimestre del 2020, el 74 % de las compañías que conforman el S&P 500 sorprendieron positivamente en términos de ingresos (que retroceden un -1,2 %), y el 85 % lo hizo a nivel de beneficio por acción (que cae un -6,7 %). Con respecto al Euro Stoxx 600, el 55 % de estas compañías situaron la evolución de los ingresos (que ceden un -11,0 %) por encima de las previsiones, y el 62% hizo lo propio a nivel de beneficio por acción (que retrocede un -31,9 %). Los sectores más penalizados a ambos lados del Atlántico fueron aquellos con un perfil cíclico más acusado debido a los estragos causados por la pandemia.

Los meses de noviembre y diciembre cerraron con subidas a ambos lados del Atlántico, impulsados por la aparición de la vacuna. En este entorno, el Euro Stoxx 50 avanzó un 20,1 % durante los dos últimos meses del 2020 y situó su rendimiento en el conjunto del año en el -5,1 %. Por su parte, el IBEX 35 subió un 25,1 % durante los meses de noviembre y diciembre, aunque continuó rezagado con respecto a sus comparables europeos al haberse depreciado un -15,4 % YTD. En EE.UU., el S&P 500 se apreció un 14,9 % desde el cierre de octubre y acumula una subida del 16,3 % en el 2020, mientras que el Nasdaq y el Dow Jones Industrial Average avanzaron un 18,1 % y un 15,5 %, respectivamente, y lograron rentabilidades acumuladas del 43,6 % y del 7,2 5%. Finalmente, el MSCI Emerging Markets se apreció un 17,0 % durante el último periodo para alcanzar una rentabilidad equivalente al 15,84 % al cierre del año.

Por lo que respecta a las materias primas, el precio del Brent celebró al alza el impulso macroeconómico asociado a la aparición de la vacuna y se apreció un 36,5 % durante los dos últimos meses, aunque su precio cerró el año en -21,5 %. En cuanto al oro, se mantuvo sin apenas movimientos en el periodo (+1,0 %), si bien su rendimiento en 2020 ha sido del 25,1 % debido a la inestabilidad generada por la COVID-19. Por último, el cruce eurodólar cerró el 2020 en 1,2216 desde 1,1647 vistos al cierre de octubre fruto de las mejores perspectivas macro de otras zonas con un perfil cíclico más acusado como Europa, de la expansión monetaria llevada a cabo por la Reserva Federal y por las expectativas de déficit que las políticas fiscales acomodaticias de J. Biden puedan acarrear.

Leave a Comment