Artículos guardados
Entrevista Christine Jacglin

Cooperativo

Entrevista Christine Jacglin, directora general de Crédit Coopératif

Continuamos con las entrevistas a personalidades del mundo cooperativo. En esta ocasión, conversamos con Christine Jacglin, Directora General de Crédit Coopératif, sobre los retos del modelo cooperativo y la importancia de la Economía Social en la actualidad.

  1. ¿Según usted, cuál sería la contribución de las cooperativas a la sociedad?

Las cooperativas se establecieron con la voluntad de responder a las necesidades o los problemas de las comunidades con la mejor relación calidad-precio. En sentido más amplio, engloban el poder de atreverse y de innovar gracias a la falta de presión que generan los mercados bursátiles.

Se trata de estructuras que aportan soluciones de tipo societario en la medida en que están pendientes de sus clientes socios (o de sus empleados socios, según proceda), es decir, actores in situ que ofrecen respuestas concretas o futuras en aras del interés general.

  1. ¿Cuáles son, en su opinión, los retos de la economía social y solidaria (ESS)?

Los desafíos de la ESS se basan en una visión predominantemente humanista. Las estructuras que conforman la ESS pretenden servir, a largo plazo, a los intereses de las personas.

En los últimos años en Francia, uno de los principales retos ha consistido en lograr que se reconozca el lugar y la utilidad de la ESS. La Ley de 2014 relativa a la ESS, que los ha puesto en el punto de mira mediático, ha permitido redefinir las características de la economía social en Francia y modernizar las herramientas de su desarrollo. Ahora, les toca a estos actores seguir aprovechando dichas oportunidades y hacer realidad el potencial de crecimiento que entrañan en calidad de contribuidores de soluciones. Entonces podrán impulsar la ESS hasta el nivel de alternativa a la economía de mercado.

En el contexto actual, la ESS (Economía Social y Solidaria) debe asimismo ser una fuente de innovaciones sociales y ambientales para todos los públicos. La evolución de los comportamientos y las nuevas tecnologías suponen otros desafíos que se le presentan a la ESS, la cual padece todavía demasiados retrasos respecto a su funcionamiento y sus herramientas.

Entrevista Christine Jacglin

  1. ¿Cómo presentaría usted Crédit Coopératif y sus particularidades?

Crédit Coopératif es un banco que fue fundado hace 125 años, durante la revolución industrial, por las sociedades cooperativas de producción que defendían la alianza entre el capital y el trabajo.

Crédit Coopératif es un banco cooperativo que pertenece por completo a sus clientes socios.

A lo largo de sus 125 años, Crédit Coopératif ha innovado en numerosos campos al extender gradualmente su ámbito de actuación hacia el mundo empresarial, en particular, el sector de la ESS. Por otro lado, se ha basado en las finanzas solidarias, en cuyo caso ha creado el primer fondo solidario, en 1983, con la ONG CCFD-Terre Solidaire para captar aquellos clientes privados que pretendían darle un sentido ético a sus inversiones.

Tras su creación, la gama de productos solidarios se ha ampliado mucho y ha permitido destinar un total de 65 millones de euros a unas cincuenta asociaciones benéficas que operan en campos muy diversos.

Crédit Coopératif ha creado, asimismo, una gama de productos de ahorro trazada. Los clientes escogen los sectores hacia los que se orientará este ahorro. A cambio, los clientes reciben información detallada sobre las financiaciones ejecutadas por el banco con sus ahorros. A modo de ejemplo, en la región de Hauts-de-France (Alta Francia), la llamada «Livret REV 3» (cuenta de ahorro de la 3.ª revolución industrial) ha permitido financiar actividades relacionadas con la tercera revolución industrial. De igual forma, con la «Livret Coopération pour ma Région» (cuenta de cooperación para mi región), los socios de cada región francesa escogen los sectores prioritarios (en cuanto a actividad o zona geográfica) que desean financiar.

Por último, Crédit Coopératif se aplica a sí mismo la Contribución voluntaria sobre operaciones de cambio, un mecanismo que ha sido creado en el marco de las reflexiones sobre financiación adicional para el desarrollo. Dicha contribución corresponde al 0,01 % del importe anual de las operaciones de cambio al contado, que Crédit Coopératif negocia en el mercado interbancario. Sin que ello repercuta en las tarifas aplicadas, dicha contribución se destina desde sus inicios a actores reconocidos que actúan a favor de la solidaridad y del desarrollo internacional. En 2017, el banco ha elegido respaldar la Fundación Simplon y su programa Refugeeks, el cual imparte a los refugiados formación en las profesiones relacionadas con la informática.

  1. ¿Aplica Crédit Coopératif una política de RSC dinámica?

¡Por supuesto que sí! ¿Cómo podría un banco de Economía social y solidaria actuar de otro modo? Crédit Coopératif ha forjado su planteamiento de responsabilidad social corporativa basándose, ante todo, en sus valores cooperativos, poniendo especial atención en la transparencia y la trazabilidad. Poner en circulación el dinero al servicio de proyectos vinculados a los territorios y que responden a las necesidades de la sociedad, además de rendir cuentas a sus clientes socios en cuanto a la utilización del dinero que nos han confiado, constituyen las responsabilidades primordiales de un banco cooperativo.
Crédit Coopératif es un banco firmemente comprometido con la Economía social y solidaria, con la transición energética y ecológica y con el interés general, un banco que se ha provisto de reglas precisas con respecto a sectores sensibles o polémicos, un banco cuyo parqué bursátil excluye cualquier producto meramente especulativo para sus clientes o por cuenta propia, un banco que desembolsa más del 99 % de sus impuestos en Francia y se prohíbe cualquier comercio con los paraísos fiscales… En pocas palabras, se trata de un banco comprometido con una economía más justa.

De ahí que nuestro banco haya asumido 10 compromisos clave de RSC, que comparte con el conjunto de sus colaboradores y cuyos indicadores sigue.  Cada dirección de Crédit Coopératif se asegura de que estos compromisos cuajen en sus equipos.

En calidad de banco, Crédit Coopératif se compromete a financiar una economía sostenible, al servicio de proyectos impulsados por hombres y mujeres respetando su entorno, y a garantizar la transparencia de los flujos financieros. Actúa con responsabilidad y discernimiento en sus decisiones de crédito, sus prácticas financieras y su oferta comercial.

Como empresa, Crédit Coopératif favorece la diversidad, la igualdad de oportunidades y la promoción social de los empleados. Contribuye al desarrollo sostenible mediante una política de accesibilidad y compras responsables mediante el control de sus gastos y la reducción del impacto ambiental directo de sus actividades. Por último, mantiene, a través del patrocinio y, en particular, su fundación empresarial, proyectos innovadores de ESS al servicio de las personas y de su entorno.

Leave a Comment

Utilizando este sitio, estás aceptando el uso de cookies Mas información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close